Make your own free website on Tripod.com

Inovidable Libertadfoto libertad1.jpg (33053 bytes)

 

 

libert lamar.jpg (77126 bytes)      

Nombre completo: Libertad Lamarque Bouza
Lugar de nacimiento:

Rosario, República Argentina

Fecha de nacimiento: 25 de noviembre de 1906 (otras fuentes: 1908 o 1912)
Fecha de fallecimiento: 12 de diciembre de 2000


Filmografía y personaje interpretado:

  1. Gran Casino (1946) .... Mercedes Irigoyen

 

 

"La novia de América"

 

Libertad Lamarque fue sin duda la artista más grande que ha dado Hispanoamérica... Una artista completa... No ha habido otra ni habrá otra que reúna todas las cualidades que ella tenía... Por eso, para los que tuvimos la suerte de disfrutar de su talento por tantos años y el privilegio de haber contado con su amistad, es muy difícil aceptar a todas esas jovencitas y no tan jovencitas, que andan por ahí “ligeras de ropa” pretendiendo ser artistas... Libertad es la medida con que medimos a todas y desafortunadamente ninguna pasa la prueba... Y aunque ya no está con nosotros, su recuerdo y su grandeza siguen vivos en sus películas, en sus grabaciones... y esa huella que ella nos dejó no se borrará jamás.

Pero comencemos como corresponde, por el principio, a contar la historia de esta maravillosa y entrañable artista, plagada tanto de triunfos como de sinsabores. Libertad Lamarque nació en Rosario, Provincia de Santa Fe, Argentina, el 24 de Noviembre de 1908. Sus abuelos paternos Juan Lamarque y Maria Siró de Lamarque llegaron de Francia y se instalaron en Montevideo, (Uruguay) donde nacieron sus dos hijos, Vicente y Gaudencio. Al enviudar Doña María, el hijo mayor Vicente abandonó el hogar paterno, quedándose a cargo de la familia; el segundo hijo, Gaudencio, quien iba a ser el padre de Libertad con el correr del tiempo después que se casara con Josefa Bousa, (española, concretamente Gallega), quién era viuda y tenía seis hijos de su matrimonio anterior.

Libertad tenia sólo siete años cuando hizo su primera presentación en las tablas en “Las Víboras”, una pieza teatral de Rodolfo Gonzalez Pacheco. A los doce años de edad, sin ser una gran profesional tenía una pequeña fama de actriz. Ese fin de año fue llamada por los estudiantes universitarios para actuar junto a ellos en el acto de egresados. La obra elegida fue “Romántico Bulincito” y tenía que hacer el personaje de Enriqueta, una mujer de vida fácil para lo cual tuvo que conseguir zapatos de tacón alto, medias negras, vestidos de fiesta y como si fuera poco, fumar con una larga boquilla. Al respecto de esa actuación, Libertad dijo: “de esta forma a los doce años me recibí de prostituta”. A los quince ya estaba haciendo giras por todo el país como damita joven en infinidad de obras teatrales de los más importantes autores.

Cabe mencionar que, trabajando en un teatro de Coronel Suárez, durante el desarrollo de la obra, el director le pidió que incluyera parte de una canción. Libertad lo hizo y fue tal éxito, que tuvo que repetir esa única parte del tango que sabía, dos veces más. Desde ese escenario el empresario José Constanzó le prometió al público que Libertad ensayaría algún otro tema para interpretarles en futuras funciones, pues en ese momento no tenía preparado nada más. Asi, casi sin darse cuenta comienza su exitosísima carrera de cantante. 

El sello RCA Victor la contrató para integrar el elenco de la grabadora. Tenía que registrar una placa por mes y se le pagarían 150 pesos por cada una. Al mes le aumentaron a 300 pesos y le regalaron una vitrola. Durante toda su carrera grabó para el mismo sello disquero. El primer disco fue grabado el 2 de Septiembre de 1926 y tenía de un lado “Gaucho Sol” y del otro “Chilenito”. A partir de ese momento grabó un total de 130 discos en Argentina, 2 en Cuba, uno en España, 64 en México y 3 en la ciudad de Miami. Más de 800 temas grabados entre boleros, rancheras, valses, pasodobles, canciones típicas de todos y cada uno de los países de América y por supuesto, tangos.

En 1926 hace su primera actuación en el cine, en la película silente “Adiós Argentina” y el 28 de Diciembre del mismo año, ante la firme oposición de sus padres, Libertad Lamarque contrajo matrimonio con Emilio Romero. Ella tenía 18 años. El tenía 31 y el vicio del alcohol y el juego. Un año después nació Mirtha, la única hija que tuvo la estrella. La carrera de Libertad no tenía interrupciones y sus disgustos junto a su marido tampoco. En el teatro era aclamada por el público pero en su casa debía someterse a un marido sin escrúpulos que la maltrataba, que no tenía consideración por ella y que se gastaba todo el dinero que la actriz ganaba con mucho esfuerzo.

Seguían las exitosas giras de teatro: “El Conventillo de la Paloma” que se mantuvo con permanente éxito por el lapso de dos años en cartel. “La Sangre de las Guitarras” y “El Botonazo” por mencionar solo algunas. En 1931 fue elegida en el prestigioso teatro Colón de Buenos Aires “La Reina del Tango” y nadie hasta entonces ha podido ocupar su cetro. Ese mismo año viajó por primera vez a Chile. Allí tuvo un éxito descomunal, pero no cantando tangos, sinó cantando y bailando la famosa rumba “El Manisero”.

En 1933 fue llamada para protagonizar “Tango”, la primera película sonora argentina. El elenco que encabezaba Libertad Lamarque incluía un estelarísimo reparto que reunía a todas las primeras figuras del teatro argentino de aquel tiempo, incluyendo entre otros a Luis Sandrini, Tita Merello, Azucena Maizani y Mercedes Simone. Su carrera artística crecía por momento mientras que la vida junto a su marido seguía siendo un calvario. En una ocasión se sintió tan desesperada y llena de miedo que, en medio de una fuerte discusión con Romero, se arrojó al vacío desde el balcón de su habitación del hotel. Afortunadamente, primero dio contra un toldo que amortiguó el golpe, después rodó hacia la calle cayendo sobre un señor. Por el resto de su vida ese señor, refiriéndose a ese incidente, le contó a todo el mundo que “del cielo le había caído una estrella”.

Después de ese penoso suceso, la actriz-cantante viajó a Lima, donde aprovechó para ver en exhibicion privada su más reciente trabajo cinematográfico: “Alma de Bandoneón”. La propia Libertad comentó haciendo referencia a esa época de su vida que “estaba gorda como una vaca sagrada”. Más tarde viajó a Montevideo para recuperar a su hija que había sido secuestrada por su padre. Pasado el dramatismo del momento, Libertad inició los trámites de separación en Argentina y el divorcio en el Paraguay.

Junto a Floren Delbene filmó las películas que la proyectaron a la fama internacional a mediado de los años 30. “Ayúdame a Vivir” fue el primer éxito rotundo, le siguieron “Besos Brujos”, “La Ley Que Olvidaron” y “Madreselva”. Sus canciones se popularizaron y sus vehículos fílmicos fueron su carta de presentación para conquistar “en persona” los escenarios de los teatros más importantes del hemisferio.

Su próxima película “Puerta Cerrada” fue dirigida por el exquisito Luis Sablausky y en los roles principales acompañaron a la estrella Agustín Irusta, Angel Magaña y Angélica Pagano. Se estrenó el l8 de Febrero de 1939 y en poco tiempo fue exhibida en las más importantes ciudades de América y Europa incluyendo todas las capitales de Hispanoamérica, Nueva York, París y Roma. Una copia de “Puerta Cerrada” se encuentra en el museo del Cine de París.

Su actividad era incesante y agitada, ganaba mucho dinero, el romance con Alfredo Malerba, su pianista, se acrecentaba, los trámites de divorcio seguían su curso, gozaba del reconocimiento internacional y en su natal Argentina ninguna estrella del momento la superaba. Siguieron las películas “Caminito de Gloria”, “Cita en la Frontera”, “Una Vez en la Vida”, “Yo Conocí a Esa Mujer” (para entonces la actriz ganaba por película el equivalente a 20 autos nuevos). Continuaron “En el Viejo Buenos Aires”, “Eclipse de Sol” en la que por primera y última vez Libertad apareciera con el pelo teñido de rubio, y “El Fin de la Noche” la que duró solo un día en cartel ya que fue prohibida por el gobierno de Edelmíro J. Farrel a raíz de que la en la película se criticaba a los nazis.

Histórica sería la próxima película de Libertad, “La Cabalgata del Circo”, en la que también participaba Eva Duarte, quien iba a destacar no como actriz sino por su febril actividad política, y la influencia que ejerció poco después desde el gobierno. La estelaridad de la cantante-actriz y el fuerte genio de la actriz política entraron en guerra causando un duro enfrentamiento entre Eva Duarte y la super estrella que derivó con el tiempo en el autoexilio de Libertad. Los estudios cinematográficos no tardaron en convertirse en un polvorín y nadie sabía como iba a terminar la contienda. Pero no se originó en la supuesta agresión a la que fuera después primera dama, sinó que las mujeres dejaron de hablarse y se creó una guerra fría entre ellas. Al respecto quiero comentar que tanto en su autobiografía, como en numerosas entrevistas, Libertad confirmó una y otra vez que “nunca existió la mentada bofetada”.

El 24 de Diciembre de 1945 Libertad pudo casarse con Alfredo Malerba. Su ex-marido, Emilio Romero, había fallecido y no había obstáculo alguno para las nuevas nupcias. El 10 de Enero de 1946 antes de que Juan Domingo Perón fuera elegido presidente, la famosa actriz y su esposo se marcharon de la Argentina emprendiendo un largo viaje al exterior, tocando como primer punto Cuba. 
Era tanta la expectativa en la isla caribeña por la llegada de Libertad que la diva argentina se tuvo que dirigir al pueblo cubano en pleno vuelo y desde la cabina del avión a través de una conexión directa con una estación de radio nacional. Su llegada a la isla fue algo sin precedentes. Allí, el periodista Ciro de la Concepción la bautiza con el nombre de “La Novia de América” y así ha sido reconocida por todos los pueblos de América hasta el último día de su vida.
Después de permanecer un mes en Cuba, siguió a República Dominicana y posteriormente a Puerto Rico, en donde las fotos de la época muestran que su paso por las calles de San Juan fue una verdadera concentración masiva. En toda América ocurrió algo parecido y México, por supuesto, no podía ser la excepción. Arribó a México un día de Semana Santa donde la esperaban en el aeropuerto un crecido número de público. Para sacarla de aquella inmensa multitud, la tuvieron que encaramar en los hombros de un fornido guardia de seguridad pues estuvo a punto de ser apachurrada por sus fervorosos admiradores. 

Llegó a México para trabajar dos semanas en “El Patio¨ y el contrato se lo prolongaron a tres meses. La noche de su debut estuvieron presentes importantes artistas mexicanos y argentinos: María Felix, Luis Sandrini, Agustín Lara, Tita Merello, Arturo de Córdova, Pedro Vargas y Emilio “Indio” Fernández, además de famosos directores y productores de cine. Al finalizar en “El Patio”, emprendió una exitosa gira por el interior de México para luego recorrer con el mismo éxito los seis países de Centroamérica en cuyas tierras, como ya tenía por rutina, vistió sus trajes regionales y cantó y bailó los ritmos típicos de cada lugar.

Más tarde regresaría a México para filmar su primera película mexicana “Gran Casino” al lado de Jorge Negrete y dirigida por Luis Buñuel. Terminado el rodaje se trasladó en Marzo de 1947 a Bogotá, Colombia, y entre dos grandes cerros unidos entre sí, al que dieron por nombre “La Media Torta”, se congregó la más impresionante multitud que en toda su vida había Libertad provocado, 50 mil personas al aire libre entre las montañas. Regresa una vez más a México para filmar “Soledad”. Siguieron “La Dama del Veto”, “Huellas del Pasado”, “La Mujer sin Lágrimas”, “Te Sigo Esperando”. “Rostros Olvidados”, “Acuérdate de Vivir”, “Ansiedad”, “Cuando me Vaya”, (la vida de la compositora María Grever), “Escuela de Música”, “La Mujer X”, “Bodas de Oro”, “Mis Padres se Divorcian”, “Sabrás que te Quiero”, “La Cigüeña Dijo Si”. “Yo Pecador”, (la vida del padre José Mojica), “Amor en la Sombra”, “El Pecado de una Madre” y muchas muchas más hasta completar cuarenta, conteo que la convirtiera en la estrella femenina más taquillera y uno de los más sólidos pilares del cine mexicano en su inolvidable “época de oro”.

Libertad Lamarque trabajó con los más importantes y famosos artistas mexicanos: Pedro Infante, Jorge Negrete, Arturo de Córdoba, Dolores del Río, Armando Calvo, Ernesto Alonso, Miguel Torruco, Marga López, Roberto Cañedo, los Hnos. Soler, Emilio Tuero, Miguel Aceves Mejía, Sara García, y Lola Beltrán por mencionar solo a algunos y caso curioso, desde la primera hasta la última película siempre mantuvo el primer crédito de reparto.

El hecho de filmar 61 películas, grabar infinidad de discos y realizar incontables giras por todo el continente americano no permitió a Libertad dedicar demasiado tiempo a largas temporadas teatrales. Al margen de sus actuaciones en diversas compañías de revista, sus tres máximas interpretaciones para la escena son: “Tres Valses” en 1940, “Hello Dolly” en 1967, que luego llevó a México con el mismo éxito y por último “Aplausos” en 1972.

En 1972, con 61 películas en su haber, 20 filmadas en Argentina, 40 en México y 1 en España. Libertad Lamarque decide abandonar los ‘sets’ cinematográficos para dedicarse única y exclusivamente a hacer presentaciones personales y en televisión. Desde entonces, la pantalla grande sufrió la nostálgica ausencia de una mujer que creó todo un estilo, que llenó de magia toda una época y que conmovió con sus inolvidables interpre-taciones a todos los públicos de América.

Participó en cinco telenovelas: “Mamá” en Venezuela, 1975, “Soledad” en México, 1980, “Amada”, Argentina 1986, “La Usurpadora” en México, 1998, y “Carita de Angel”, 2000, que quedó inconclusa.

Muchos han sido los premios que esta gran dama ha recibido a través de su larga carrera y enumerarlos todos tomaría páginas enteras.“Doña Libertad” jamás necesitó escándalos ni controversias para mantenerse como auténtica superestrella del espectáculo internacional y el público siempre se lo agradeció.

Hoy Libertad no está con nosotros, pero al final de su triunfal camino por este mundo contaba con el trofeo más valioso al que pueda aspirar un artista, el reconocimiento y el respeto de su público, de sus admiradores que a lo largo de ocho décadas de vida artística la han aclamado, la han aplaudido, la han amado y la seguirán amando como a ninguna otra estrella latinoamericana porque ella ha sido, es y será por siempre la única NOVIA DE AMERICA.

           

   Libert 2.jpg (11952 bytes)                                          libertad.jpg (15065 bytes)                                                                               

 

              Home                                          Voltar